Buscar
14:36h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Primer balance del bloqueo de las llamadas de voz por IP en Marruecos

Si a principios de año, recogía el malestar general motivado por la entrada en vigor del bloqueo de las llamadas de voz por IP, ordenada por el regulador, hoy se confirma queeste tema forma parte del debate cotidiano en la sociedad marroquí. Influyentes activistas han iniciado una campaña en Facebook, para quitar “likes” a las tres operadoras. No sé si  eso afecta o no al negocio de las compañías, pero ya un alto directivo de una de ellas señalaba, que en sus índices de satisfacción cliente este año no van a ir por buen camino.

Otros gestos públicos se vienen observando, como dejar desiertas las participaciones en eventos en los que participan operadores, o recientemente el boicot a “Maroc Web Awards”. No significa mucho en términos de negocio, pero si definitivamente en términos reputacionales.

¿Pero está teniendo algún impacto en el negocio, la decisión adoptada por el regulador? Pues aún es pronto, pero en los dos primeros dos meses las operadoras señalan que no hay ningún indicador que permita afirmar que están beneficiándose de esta decisión de la autoridad comptente. Entonces, ¿porque se pone en marcha una decisión que aparentemente las operadoras no han pedido, ni existe petición por parte de las los responsables de la seguridad del país para bloquearlo?:

me atrevo a señalar que ha sido el propio regulador quién al hilo de las fuertes discusiones a nivel mundial sobre la neutralidad en la red, la que ha decidido comprometer a Marruecos en una postura que aparentemente no cuenta con el respaldo de las operadoras, y si con la postura en contra de los “influencers” y de al menos medio millón usuarios de Facebook. Su única nota de prensa es un ejercicio de transcripción legislativa, que justifica la decisión, dejando pues la solución a este bloqueo en manos del poder legislativo que deberá modificar la Ley, en favor de una mayor neutralidad en la red, que no pertenece a los operadores, sino de los millones de usuarios.

Seguiremos viendo cómo evoluciona esta cuestión en un país en el que los “stakeholders” son temibles y sobre todo no previsibles.

Jaime Gil-Robles. Consultor en Asuntos Públicos. @JaimeGilRobles –