Buscar
03:28h. Domingo, 24 de Septiembre de 2017

La creciente importancia de los stakeholders para las empresas en Marruecos

Los que como yo llevamos años lidiando con los distintos grupos sociales que componen la sociedad civil en Europa, sorprende en primer instancia descubrir que en Marruecos son mucho más importantes y activos de lo que inicialmente cabría esperar.

En Europa consiguen masa crítica e importancia a medida que el tema que defienden adquiere importancia en los medios de comunicación y obliga al entorno económico a ocuparse de ellos. En algunos casos esa notoriedad les lleva a obtener incluso ayudas tanto de origen privado como público.

Esta reflexión personal nace de la perplejidad que produce en un colega, ver las declaraciones de esta semana, del jefe del ejecutivo Benkirane diciendo que no se volverá a Rabat hasta que la concesionaria del agua de Tánger resuelva el problema económico administrativo que tiene con los vecinos. ¿Por qué el jefe del ejecutivo deja su cuartel general, para con el Ministro del Interior poner orden en un tema puramente administrativo?

La concesionaria del agua de Tánger ganó el concurso hace ya tiempo y en el pliego se comprometió a hacer una serie de inversiones que son objeto de discusión con el Ayuntamiento. La concesionaria gala contó siempre con muy buenos y selectos apoyos en su pulso con la administración local, pero desde antes del verano parece que se produjeron problemas en la facturación de algunos ciudadanos que la compañía torpemente no quiso o pudo resolver a tiempo.

Se constituyó de forma espontánea entonces grupos de ciudadano cada vez más indignados, que la concesionaria no fue capaz de calmar hasta que las multitudinarias manifestaciones, dieron con el jefe del ejecutivo y su ministro del interior en Tánger. Son ahora los funcionarios los que están repasando, factura por factura, los problemas que estas pudieran tener para dejar este asunto resuelto y evitar más problemas de orden público.

En Marruecos, hay movimientos sociales como en Europa o España, y cuando hacemos negocios en Marruecos es muy importante tenerlos en cuenta, no sólo porque el cliente marroquí es igual o más exigente que los europeos, sino que en la cultura popular local es natural que una parte del beneficio obtenido se quede en la comunidad.

Dentro del plan de negocio que se hace para establecerse en Marruecos, y obviamente en función del tipo de negocio que hagamos, deberemos no sólo tener en cuenta los stakeholders, o grupos de sociales, sino dedicar los recursos suficientes para cubrir sus expectativas. Más vale prevenir que curar.

Jaime Gil-Robles. Jurista y Consultor en Asuntos Públicos. @JaimeGilRobles