Buscar
10:56h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Regionalización: Mohamed VI impulsa nuevas inversiones en el Sáhara

El rey Mohamed VI de Marruecos ha presentado en la ciudad saharaui de Dajla un ambicioso plan de desarrollo de Río de Oro, la región sur del Sáhara Occidental, con inversiones por valor de 17.700 millones de dirhams (unos 1.600 millones de euros).

El rey Mohamed VI de Marruecos ha presentado en la ciudad saharaui de Dajla un ambicioso plan de desarrollo de Río de Oro, la región sur del Sáhara Occidental, con inversiones por valor de 17.700 millones de dirhams (unos 1.600 millones de euros).

El programa, del que una tercera parte será financiada por el Estado marroquí, consta de siete ejes: la acuicultura y el desarrollo de las actividades pesqueras, la desalación de agua para usos agrícolas, el fomento del turismo, la protección del medioambiente, la unión de la región a la red eléctrica nacional, la creación de un museo del patrimonio y la remodelación del puerto.

Con ese objetivo, el rey presidió la firma de un contrato-programa con los proyectos específicos para cada eje, ceremonia en la que intervinieron catorce ministros y varios directores de agencias y oficinas estatales que se han desplazado con el monarca en esta visita al Sáhara Occidental.

Para evitar toda idea de "especificidad saharaui", Mohamed VI firmó también en Dajla un contrato-programa similar para otra región del sur de Marruecos (Guelmim-Oued Nun) fronteriza con el Sáhara, pero dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas.

Según la agencia oficial MAP, los dos programas de desarrollo entran dentro de un plan de desarrollo global de lo que Marruecos llama "las provincias del sur" y tienen como fin "asegurar la inserción definitiva de estas provincias en la patria unificada".

Previamente a su paso por Dajla, el rey visitó El Aaiún, donde inauguró una serie de proyectos de desarrollo con el fin de impulsar la economía local, lastrada en todo el Sáhara por la falta de actividades productivas y el subsidio, según señalan repetidamente todos los economistas.

Esta visita del rey al Sáhara se produce además en un momento en que el conflicto político está totalmente enquistado, con las dos partes intransigentes en cuanto a sus posturas: Marruecos solo ofrece una autonomía para esta región y el Frente Polisario se niega a aceptar toda oferta que no incluya un referéndum con opción de independencia. 

Fuente. La Vanguardia y EFE