Buscar
22:11h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Revisión a la baja de crecimiento en Marruecos para 2016

Tanto el Banco Central de Marruecos como el Banco Mundial, han revisado a la baja las previsiones de crecimiento del país para el año 2016. En pocos meses se ha pasado del moderado optimismo a la contención.

Tanto el Banco Central de Marruecos (Bank Al Maghrib), como el Banco Mundial, han revisado a la baja las previsiones de crecimiento del país para el año 2016. En pocos meses se ha pasado del moderado optimismo a la contención.

Bank Al Maghrib prevé una la baja sus previsiones de crecimiento para el año 2016 que ha situado en 2,1% en lugar de 2,4% que había anunciado anteriormente debido a unas perspectivas negativas de campaña agrícola. Por su parte el Banco Mundial prevé un crecimiento del 2,7% a pesar de beneficiarse de los bajos precios del petróleo.

“El crecimiento en 2016 sufrirá el ‘efecto tijera’ de la campaña agrícola, que se situará en los 70 millones de quintales (de cereales) y podría bajar debido al retraso de precipitaciones registrado actualmente” lamentó el gobernador del Banco Central  en una rueda de prensa posterior a la reunión trimestral del consejo de este organismo bancario. Además, el crecimiento el año próximo se verá afectado también por una desaceleración del componente no agrícola que se situará en 2,7 % en lugar de 3,3 previsto para este año 2015.

Las previsiones del Banco Central y del Banco Mundial son más pesimistas que las presentadas recientemente por el Gobierno marroquí, que las situaba en un 3% 

En cuanto a los datos de 2015, Marruecos cerrará 2015 con un crecimiento del 4,5% gracias a una campaña cerealista récord de 115 millones de quintales y un buen comportamiento del PIB no agrícola, En cuanto a la balanza comercial, el BM prevé una mejora del déficit que se situó en 19,7% hasta noviembre de este año debido a una bajada considerable de la factura energética (29%), un aumento de las exportaciones del sector automovilístico (20,6%) y una continua mejora de la venta de fosfatos.

Además, las remesas de los emigrantes se incrementaron un 3,6% en los primeros once meses de este año, junto a una subida de las inversiones extranjeras directas con un 7%, frente a un descenso del 0,9% de los ingresos de turismo.

Por último, se prevé que la inflación se mantendrá en niveles controlables en los próximos dos años (1,5% en 2016 y 2% en 2017) a pesar de la liberalización progresiva de los productos subvencionados (carburantes en 2015 y azúcar a partir de 2016).

Fuente: Marruecos Negocios, L'economiste y Notícias Bancarias