Buscar
04:35h. Sábado, 22 de Julio de 2017

Marruecos confía en que las últimas lluvias permitan alcanzar una campaña agrícola récord en 2017

Después de un año marcado por una fuerte sequía, el Gobierno y los agricultores marroquíes celebran la llegada de las últimas lluvias, confiados en que los buenos datos de pluviometría permitan alcanzar una cosecha récord en productos como los cítricos o los cereales.

Las esperadas lluvias del mes de noviembre han subido la moral del Gobierno y los agricultores marroquíes. Tras meses de sequía que provocaron que el ritmo del crecimiento del país cayera del 4,5 por ciento de 2015 al 1,6% del 2016 en un país en el que el sector primario representa el 13% del producto interior bruto, el campo marroquí miraba con expectación al cielo en busca de precipitaciones que permitieran dejar atrás las malas cosechas del último año.

Y es que los últimos datos del Ministerio de Agricultura y Pesca Marítima, que cifran el cúmulo pluviométrico medio nacional a fecha 28 de noviembre de 2016 en 116,5 mm, lo que supone un 14% por encima de la media de un año normal y un 79% más si se compara con lo llovido en el mismo periodo del año pasado, confirman que la última sequía forma ya parte del pasado, por lo que se espera que 2017 venga marcado por los buenos datos de producción agrícola.

Tanto es así, que se prevé un buen año para la producción de cereales y productos hortofrutícolas, si bien el Gobierno vaticina que la cosecha de cítricos alcanzará una cifra récord en 2017, estimada en 2,36 millones de toneladas, un 16% más con respecto al año anterior.

En cuanto a la ganadería, el Gobierno ha insistido que el nivel de reses, cuantificado en 30 millones de cabezas (3,2 millones de bovinos, 19,6 millones de ovinos y 6,2 millones de caprinos), se ha mantenido estable gracias a las reservas de agua.

No obstante, el Ministerio ha insistido en la necesidad de acelerar el ritmo de la siembra para poder así beneficiarse de la coyuntura favorable tras las últimas lluvias. Asimismo, se recuerda la puesta en marcha de un programa de asistencia financiera a agricultores, que con un importe de 1500 millones de dírhams debería permitir aumentar los ingresos en el sector en más de 5.500 millones.

Fuente: H24Info