Buscar
00:12h. Sábado, 18 de Noviembre de 2017

LIBERALIZACIÓN DE LOS HIDROCARBUROS

El fin del combustible subvnecionado

El Gobierno de Marruecos liberaliza desde enero de 2015 los precios de los combustibles y pone fin a la era del combustible subvencionado favorecido por una coyuntura de descenso de los precios en los mercados internacionales. "Nos orientamos hacia una liberalización de los precios de los hidrocarburos, pero no vamos a dejar el mercado en un caos" indicó el Ministro El Uafa. El Estado hará un seguimiento de los precios de estos productos.

 

El Gobierno de Marruecos liberaliza desde enero de 2015 los precios de los combustibles y pone fin a la era del combustible subvencionado favorecido por una coyuntura de descenso de los precios en los mercados internacionales. "Nos orientamos hacia una liberalización de los precios de los hidrocarburos, pero no vamos a dejar el mercado en un caos" indicó el Ministro El Uafa. El Estado hará un seguimiento de los precios de estos productos.

 

El ministro marroquí explicó que el Gobierno optará por una etapa transitoria en la cual determinará los precios de estos productos (gasoil, gasolina, fuel industrial) al principio y mediados de cada mes durante un período de corto plazo con el fin de preparar a los distribuidores a afrontar el mercado y "asumir sus propias responsabilidades".

En este sentido, el ministro anunció que el Gobierno firmará con los distribuidores antes del 31 de diciembre un acuerdo de homologación para la estabilización de los precios de los hidrocarburos a corto plazo.

Esta medida, que coincide con una caída de los precios del crudo en el mercado internacional que beneficia esta liberalización, forma parte de la política reformista adoptada por el Gobierno marroquí para aligerar la carga de la llamada Caja de Compensación que subvenciona los productos de primera necesidad como la harina, el azúcar, el gas butano y los combustibles.

El Uafa subrayó que el gas butano (con el que cocina la generalidad de los hogares en Marruecos) "no se tocará" por tratarse de una "cuestión espinosa" que requiere según él una reflexión profunda para encontrar alternativas.

Admás explicó que una gran parte de los 23.000 millones de dirhams (2.000 millones de euros) previstos para la Caja de Compensación en los Presupuestos de 2015 estará destinada a este gas, cuya subvención solo va en un 38 % de los casos al consumo de las familias, mientras que el resto está destinado a distintos negocios (hoteles, restaurantes, cafés o pequeñas empresas).

Sobre el azúcar y la harina, el ministro marroquí señaló que su departamento no tiene actualmente pensado tocarlos por su bajo coste (casi 5.000 millones de dirhams o 452 millones de euros).

La Caja de Compensación, creada en 1941 cuando Marruecos estaba en pleno Protectorado y resucitada en 1977, fue considerada siempre como "una patata caliente" para los sucesivos gobiernos por su alto coste social hasta que en 2012 el actual ejecutivo decidió reformarla comenzando por un desmantelamiento progresivo de los productos petroleros.

Los gastos de la Caja de Compensación alcanzaron su cúspide en 2012 al sobrepasar los 55.000 millones de dirhams (unos 4.900 millones de euros) superando los gastos de inversión, y fue una de las razones que agravaron entonces el déficit público que se situó a 7,2 %.

El progresivo desmantelamiento de este sistema de subvenciones ha sido una de las decisiones más difíciles tomada por este gobierno liderado por los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), después de que otros partidos que lo precedieron se hayan negado a asumir el coste político de la decisión.

Fuente: EFECOM