Buscar
06:43h. Viernes, 28 de Julio de 2017

La cifra de PIB de 2015 definitiva se sitúa en el 4,5 %

El instituto de estadísticas marroquí anuncia la cifra final de crecimiento de 2015, que supera la cifra del año anterior e insufla oxígeno a la confianza de consumidores y empresas.

La economía marroquí creció un 4,5 % en 2015. El Haut Commissariat au Plan (equivalente al Instituto Nacional de Estadística español) ha anunciado la cifra revisada de crecimiento, que se acerca al 5 % y que previsiblemente será superior a la del presente año.

El informe del HCP pone en evidencia, un año más, uno de los condicionantes fundamentales del crecimiento en Marruecos: el fuerte de peso del sector agrícola en la economía y su relativa volatilidad. Así, la actividad agrícola sigue siendo la principal fuente de variaciones en las cifras de PIB. Mientras que en el 2014 el producto agrícola descendió un 2,2 % en relación al periodo anterior, en 2015 el crecimiento fue del 12,8 % debido a una cosecha agrícola excepcional, especialmente en lo que respecta a los cereales. El resto de las cuentas no fueron sin embargo tan favorables, y son testigo de la relativa debilidad de la economía en el 2015 dejado al margen el sector agrícola. Así, el resto de actividades crecieron tan sólo un 1,9%, frente al 2,5 % de 2014..

La inversión en capital creció en términos absolutos, pero disminuyó en relación a su peso en la economía debido la cifra de crecimiento general. Así, Marruecos pasó a invertir un 30,5 % de su producto interior bruto en formación de capital -dos puntos menos que en el periodo anterior. Esta cifra oscila en la mayoría de los países europeos en torno al 20 %, mientras que en China, Mauritania o Argelia es cercana al 50 %, según datos del Banco Mundial.

El sector exterior puso en 2015 una nota fuertemente positiva. La cifra de exportaciones creció un 6 % y las importaciones descendieron un 3,1 %, mejorando así el déficit comercial. La tasa de cobertura (un indicador que resulta de dividir el valor de las exportaciones por el de las importaciones y que aporta una idea acerca de la capacidad de una economía para pagar sus importaciones) mejoró hasta el 58 % desde el 51,7 % en 2014. Tradicionalmente, Marruecos adolece de una fuerte dependencia del exterior debido a la ausencia de fuentes de energía fósiles en el país, y la mejora en este indicador insufla un optimismo moderado: la debilidad de los precios del petróleo han sido clave a la hora de reducir la cifra del valor de las importaciones.

Fuente: Haut Commissariat au Plan