Buscar
16:56h. Domingo, 23 de Abril de 2017

EL SUR BUSCA SUR

La cooperación entre ciudades sur-sur

El tradicional estilo de cooperación del Norte, basado solo en el apoyo financiero, en el arriba-abajo, se difumina como referente. Ejemplos evidentes se dan en las ciudades. Las urbes latinoamericanas y africanas, desiguales y faltas de recursos, se alían y apoyan en busca de modelos de desarrollo, convivencia, equidad y paz.

El tradicional estilo de cooperación del Norte, basado solo en el apoyo financiero, en el arriba-abajo, se difumina como referente. Ejemplos evidentes se dan en las ciudades. Las urbes latinoamericanas y africanas, desiguales y faltas de recursos, se alían y apoyan en busca de modelos de desarrollo, convivencia, equidad y paz.

“Queremos ver cómo se ha hecho en Medellín para solucionar problemas de aglomeración, de tráfico y contaminación, de vivienda, y de violencia. Y aplicarlo en Yaundé”. El número de africanos que acudió a la cita de ONU Habitat fue el segundo grupo (entre 22.000 personas) tras los propios americanos.

El fervor que despiertan los proyectos latinoamericanos es enorme: Asia mira (China, sobre todo), África mira (especialmente Sudáfrica). Es un movimiento en alza: Sur busca Sur. Ese que no siempre implica o supone sólo ayuda financiera, ni esa relación arriba-abajo típica de la cooperación Norte-Sur, sino que nace de la falta de recursos.

Es colaboración horizontal, puesta en común de buenas prácticas y lecciones aprendidas. Un movimiento en paralelo al buen momento y al cambio del rol de esta zona del mundo desde el punto de vista financiero y comercial, según el último informe del Banco Mundial, titulado América Latina y el ascenso del Sur, de Augusto de la Torre.

El mecanismo de esta nueva vía colaborativa lo explica bien Fernando Casado, director del centro GlobalCAD y promotor del proyecto Hacia la Ciudad Humana: “Latinoamérica sigue siendo una de las zonas más desiguales del mundo y, por tanto, en sus ciudades se genera una convivencia de cercanía muy crítica entre las comunidades de bajos ingresos y las elites adineradas.

Ello ha obligado tanto a replantear el uso de espacios públicos como a rediseñar las políticas de acceso a servicios básicos de forma innovadora. Ya no sólo por una cuestión de valores, ideológica o solidaria, sino por la propia sostenibilidad de sus ciudades, para evitar que caigan en un colapso total”. Por pura supervivencia.

Han surgido plataformas activistas nuevas reivindicando la mejora de la movilidad urbana, la vivienda digna, el acceso a servicios básicos de comunidades de bajos ingresos (energía, agua, educación, etcétera) o temas de sostenibilidad urbana y eco-eficiencia.

El sur busca sur, y Medellín emerge como una de las ciudades de referencia.

Fuente: El Pais