Buscar
18:14h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Consejos útiles para hacer negocios en África

Consejos a la hora de hacer negocios en África

  • Negocios presenciales. En la mayor parte de los países africanos no vale eso de hacer negocios a distancia sin conocer qué hay en el mercado local. El empresario africano da una importancia mayúscula a que la otra parte -vosotros- os presentéis en el lugar, compartáis con él una conversación con algún gesto de por medio, y finalmente hagáis negocios estrechando la mano -y firmando contratos, claro-. Cuando ya se conoce a la parte africana cabe la posibilidad de pasar a hacer las cosas por teléfono o Internet, pero no al inicio.

  • Relaciones públicas. Si queréis hacer negocios en algunos países africanos es posible que tengáis que entrar en contacto con personas de la alta sociedad o políticos, y ello no puede hacerse de manera directa. Necesitaréis de los servicios de un intermediario.

  • Observación. Los africanos suelen ser muy desconfiados, y ello hace que antes de firmar un acuerdo os podáis encontrar con que os evalúen de arriba a abajo: forma de vestir, educación, modales, etc. No os estreséis por ello, ya que es normal.

  • Al grano. Nunca debéis hablar del negocio de manera directa, pues puede resultar de mala educación. Lo ideal sería que haya una conversación ajena al tema a tratar de manera previa, que toméis un té, etc. Hay que dar muchas vueltas al asunto.

  • Edad. En África es común que a la palabra de las personas mayores se les asigne una mayor veracidad. Será mucho más fácil de negociar siendo mayor que joven.

  • Solemnidad. Anteriormente os comentaba que si os dirigís a un alto funcionario o a un empresario de renombre, hay que emplear a intermediarios. Bueno, pues aquí viene otra: cuando os dirijáis a ese tipo de personas debéis tratarlas como estrellas del pop; es decir, casi como si fueran dioses. En África se da una especial importancia a los títulos y a la jerarquía social, por lo que no os la vayáis a pasar. Y si no valéis para hacer teatro enviad a alguien que sí pueda.

  • Largo plazo. La cultura de la mayor parte de los países africanos da una importancia mayor al pasado y al presente que al futuro; y si además tenemos en cuenta la situación en la que se encuentran muchos de estos estados, caeríamos en cuenta de que los mejores negocios son aquellos que ofrecen resultados inmediatos. No conviene hacer proyecciones y planes a largo tiempo, pues es muy posible que no se cumplan. Negocios rápidos y sencillos, ahí está el truco.

  • Paciencia. Los empresarios africanos suelen consultar todo con sus socios y/o directivos antes de mover ficha, por lo que tendréis que tener paciencia al respecto.

  • No presionéis. En África las cosas se hacen de manera pausada, por lo que no hay que meter presiones de ningún tipo. Ello se puede considerar como de mala educación.

  • Justicia. Debéis saber que los contratos, en muchas ocasiones, no se cumplen de manera exacta; y bueno, en estos casos es mejor que no recurráis a la justicia, pues por una parte es tremendamente ineficiente en estos países, y por otra parte representaría una enorme falta de respeto hacia la otra parte. Lo mejor es tragarse las palabras, tener paciencia y seguir negociando.

También tenéis otra alternativa más sencilla para hacer negocios en África, y pasa por que os hagáis con los servicios de un intermediario que conozca la región. Tendréis más posibilidad de éxito.

Fuente: lagranepoca.com